La Detención de Musulmanes Uigur en China

Durante los años pasados, varios medios han reportado sobre los musulmanes Uigur siendo detenidos en China por motivos de “re-educación,” o para desradicalizar a segmentos de la población y combatir el presunto terrorismo islámico y la violencia en la región. Sin embargo, documentos filtrados y testimonios de ex detenidos han descrito un entorno despiadado y coercitivo en el que el abuso físico y verbal y las sesiones de adoctrinamiento rigurosas, son comunes igual que la esterilización forzada para las mujeres. 

A pesar de estos hallazgos que claramente violan los derechos humanos, la comunidad internacional no ha tomando acciones suficientes para que se haga justicia. Al mismo tiempo, los organismos internacionales como las Naciones Unidas han permanecido callados y solo dando declaraciones sin importancia que no son seguidas por acciones para detener estos crímenes. 

“duermen en un piso de cemento, tienen hambre todo el tiempo, siempre me acuerdo de ellos.”-Qelbinur Sedik, musumalna Uigur de Xinjiang China.

Qelbinur, entrevistada por The Guardian, fue forzada a trabajar en campos de internación enseñando mandarín. Al empezar a trabajar, recibio ordenes de no hablar sobre este nuevo trabajo con nadie, le pidieron que firmara un acuerdo de confidenciadlidad, y la amenazaron. Al principio no tenía idea de como iba a ser este nuevo trabajo, pensaba que su labor sería enseñar mandarin a personas analfabetas y se preguntaba por qué eran necesarias tantas medidas de seguridad. Qelbinur relata que al entrar, descubrió inmediatamente de lo que se trataba este nuevo trabajo: vio a personas en sus celdas amontonadas en un rincón y cada persona con una vieja manta, las ventanas de las celdas estaban cubiertas por delgadas láminas de hierro y vio personas esposadas salir y dirigirse al salón de clase. Qelbinur no solo relata lo que vio en los campos, sino también por lo que ella pasó al ser maestra allí. Relata que las mujeres, de 18 a 59 años de su vecindario, fueron forzadas a someterse a que les colocaran un dispositivo intrauterino (DIU), o a ser esterilizadas. El DIU no sirvió para Qelbinur y fue sometida a esterilización. También relata que la violación era algo común en los campamentos y sucedia cuando las mujeres eran interrogadas por la policia.

Al mismo tiempo, la embajada China en Londres planea cambiarse de lugar a Tower Hamlets, uno de los distritos más desfavorecidos de Londres y en dónde 4 de cada 10 residentes son musulmanes. Sin embargo, Joh Biggs (alcalde de Tower Hamlets), expresó su preocupación por el historial de derechos de China, “en particular el pésimo trato hacia los uigures musulmanes”, y que estaba bien desafiar al gobierno chino sobre el tema. La embajada China expresó que tiene aprobación y apoyo del gobierno del Reino Unido y añadió que “El Gobierno chino concede gran importancia a la salvaguarda de los derechos humanos “y dijo que los críticos deberían “abandonar sus mentiras y palabras engañosas sobre Hong Kong y Xinjiang” y “dejar de usar los derechos humanos como excusa para interferir en los asuntos internos de China.”

¿Es que las relaciones con china son más importantes que los derechos humanos? Pero no solo son los países que no hacen nada al respecto, sino compañías como Disney, que ignoran lo que está pasando en Xinjiang. Disney, recibió criticas por agradecer a las autoridades en los créditos de su nueva pelicula, “Mulan.” Rayhan Asat, abogada de etnia uigur en Washington, cuyo hermano menor ha sido encarcelado en Xinyiang, dijo en una entrevista que el crédito de Disney a las agencias gubernamentales de Xinjiang “va en contra de los ideales de las comunidades artísticas, comerciales y de entretenimiento.” y agregó que “”lamentablemente, el apoyo de Disney equivale a la colaboración y permite la represión, aquellos que afirman defender la libertad en el mundo no pueden permitirse ignorar tal complicidad.”

En cuanto a las medias tomadas por otros países, un representativo del Reino Unido, emitió una declaración en nombre de 23 países expresando su preocupación por presuntos abusos de los derechos humanos en Xinjiang. Los 23 países, incluidos Estados Unidos, Canadá, Japón y Australia, pidieron a China que “respete sus obligaciones y compromisos nacionales e internacionales de respetar los derechos humanos. Al mismo tiempo, Estados Unidos congeló las visas y los bienes de tres oficiales, incluyendo los de Chen Quanguo, el jefe del partido comunista en la región.

Bielorussia, aliado de Beijing, emitió su propia declaración en nombre de 54 países que expresaron su aprobación del programa “antiterrorista” de China en Xinjiang. Los signatarios incluyeron Rusia, Egipto, Bolivia y Serbia. “La declaración, habló positivamente de los resultados que generaron  las medidas antiterroristas y de desradicalización en Xinjiang y señaló que estas han salvaguardado efectivamente los derechos humanos básicos de las personas de todos los grupos étnicos” dijeron representantes de Bielorrusia en un comunicado de prensa. Bielorrusia también pidió a los países que apoyaron la declaración crítica que dejen de “politizar el tema de los derechos humanos” y de hacer “acusaciones infundadas contra China.”

Aunque esta violación hacia los derechos humanos no ha recibido mucho apoyo de la comunidad internacional, debemos exigir acciones por parte de los países y dejar de apoyar a empresas conectadas con Xinjiang. 

Fuentes:

https://www.theguardian.com/world/2020/jul/31/us-sanctions-china-xinjiang-uighurs

https://www.forbes.com/sites/ewelinaochab/2020/09/04/the-situation-of-uighur-muslims-will-be-assessed-by-an-independent-inquiry/#13b698ee690b

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s